San José reniega del 19 de Marzo como día del padre.

Estado Crítico — By on 19 marzo, 2012 19:45

José de Nazaret, Sanjo para los amigos, interrumpió ayer por sorpresa una aparición mariana para hacer unas polémicas declaraciones ante los creyentes que estaban allí congregados y también ante dos periodista de Cuarto Milenio que cubrían el acontecimiento.

Sanjo cogió a la Santísima Purificación de los Sagrados Sacramentos, forma que había elegido Maria para hablar con los feligreses en esta ocasión, y la apartó hacía un lado diciendo cual monarca aquello de “Déjame hablar un momento…. Pura”. Sobre esta última palabra circula otra versión entre los asistentes pero hemos decidido tomar la oficial ofrecida por la iglesia.

Según se rumorea San José tenía los mofletes enrojecidos y el aliento cargado. Seguramente fue la mezcla letal de frustración acumulada y alcohol la que le hizo estallar, el caso es que el hombre más que un mensaje de paz a los parroquianos lo que hizo fue desahogarse.

“Estoy hasta mis santos cojones de tanto cachondeito” – comenzó diciendo en lo que se intuía no iba a ser una revelación a la altura de los secretos de Fátima. “Ya está bien. Soy un santo, pero no soy el santo Job. Tengo aguante pero uno se cansa de ser siempre el objetivo de todas las gracias. ¿A qué viene celebrar el día del padre el día de mi santo si todo el mundo sabe que cuando María se quedó embarazada yo estaba barnizando una mesa camilla. Si quieren celebrar el día del padre, que lo celebren el 15 de Agosto que es el día de la Paloma”

Al parecer San José llevaba mucho rencor acumulado y se le escapó todo de golpe. “¿Y los villancicos? ¿Qué pasa que todos los que hablan de mí parecen chirigotas? Que si los ratones me han roído los calzones, que si dime niño de quién eres… Un poco de respeto, por Cristo y por su padre adoptivo que soy yo. Algunos se hacen famosos por cargar un día con la cruz, y otros cargamos con ella toda la vida y nadie nos aprecia. Tenía que haber hecho caso a mi padre, que me dijo que no me casara con una virgen…”

Acto seguido el santo se echó a llorar, aunque para decepción de la concurrencia fueron lágrimas normales no de sangre. No obstante el respetable se fue bastante contento con el espectáculo presenciado. El santo por lo demás se ha negado a hacer más declaraciones y según hemos averiguado se encuentra recluido en su taller de ebanistería con gafas de sol y una resaca de la hostia… consagrada, eso sí.

Tags: , ,

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment